El poder de las palabras en el confinamiento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

En estos meses de confinamiento me he repetido frases cómo estoy confiada, yo soy la seguridad que me sostiene en cada momento, esta situación de pandemia mundial pasará nada permanece para siempre.

Cómo verás, me encantan las palabras y jugar con ellas ya que tienen un poder mágico. Suelo ponerlas a mi favor, eso me facilita muchísimo la vida. Sí. De verdad, te animo a que con los ojos cerrados no me creas, sino lo compruebes verás la diferencia. 

«Las palabras hunden o elevan».

Hace ya unos años me propuse probar y decidí  integrar en mí día a día una conversación que me construyera, con la intención de educar a la mente en un lenguaje positivo y gestionar esa vocecita interior. Asi que hablo desde mi experiencia. Aplico todas las herramientas que voy conociendo a través del estudio y me quedo con aquellas que me aportan calidad de vida, en definitiva me ayuden a crecer.  

Desde esa mirada podré acompañar mucho mejor a otras personas.

Volviendo al aislamiento, producido por la “Covid-19”. Este virus se dice que se detectó por primera vez en diciembre de 2019 en la cuidad de Wuhan en China. Pensábamos que eso solo les ocurría a otros y no éramos conscientes de la situación. Un enemigo silencioso que saltó todas las fronteras a una velocidad inesperada. ¿Y?

Sin darnos cuenta estaba entre nosotros.

Algo invisible a nuestros ojos nos ha obligado a detenernos. Una circunstancia externa la cual ni tú ni yo podemos cambiar. Sin embargo, si podemos cambiar como responder ante ella.

Aunque el encierro ha sido obligado, a mí no me ha parado y deseo compartir contigo las enseñanzas que me ha regalado.

Por supuesto que el confinamiento no es lo mismo vivirlo en 60 m2 que en 300 m2, que estés solo o acompañado, vivirlo en pareja o no. Y que además te lleves bien con la pareja, a que te sientas incomodo con ella. Vivir con hijos o no. Tener un balcón a no tenerlo. Que la vivienda sea interior o exterior. Bueno. Independientemente de cual sea tu situación, seguro que has vivido momentos de miedo, estrés, ansiedad… Es normal que aparezca miedo e incertidumbre ante lo desconocido. Y a la vez es bueno, eso significa que estás vivo. Claro, todo en su justa medida. Sin embargo, es muy importante saber gestionar esos momentos de crisis.

Algunos se aferran a la huida hacia delante para no pensar, culpando a lo externo de sus circunstancias. Pienso que si no te dejan salir fuera, metete dentro de ti. Una ocasión inexcusable de parar y reparar. Una gran oportunidad de reflexionar, observar, escuchar… ¿Qué estilo de vida llevas?

Hasta ese instante todo iba estupendamente según el plan previsto. Tenía un plan, una ruta a seguir para todo el año, ¡Uff!  Y ahora qué…  ¿Qué puedo hacer?

¡Vale!

Sin más historias toca adaptarse e innovar, reestructurar el plan. cambiar la ruta.

¡Y no pasa nada!

Durante el año 2018-2019 la vida me puso a prueba en multitud de escenarios, ya te contaré en otros artículos. No es el momento. Ahora en un santiamén puedo decirte que fue una época de constantes cambios, casi sin tiempo de adaptación, experiencias muy duras, difíciles y concluyentes en mi vida. Tocó desaprender muchas cosas y desprenderme de muchas otras y aprender a vivir intensamente el presente.

Gracias a todas esas vivencias junto a sus aprendizajes, he ido adquiriendo una mayor destreza y comprensión de mí yo profundo. Lo maravilloso de ello es enfocarse y encontrar el lado bueno de las cosas. Sí. Aunque pienses en una situación dura o caótica siempre tiene su lado bueno.

Bueno, volviendo a ese plan previsto en 2020. Justo en el momento que iba a iniciar una formación presencial, se declaró el estado de alarma. Freno involuntario a las formaciones presenciales. OOOOOOHHHH!!!!!!. Al garete el plan de la formación. 

Sin más, había que hacer alguna variación en la ruta, aquello que tenía previsto para finales del cuarto trimestre del año más o menos, lo adelanto y listo… Claro que se dice fácil jejeje….

La verdad, me daba un poco de vértigo. Y te dijo porque: la cuestión significaba que dicho  movimiento del plan requería poner a funcionar mi proyecto, sí o sí. Sin excusas

¡Uff! No estoy preparada, no sé si podré… ¿Te suena? Ahí iniciaba el famoso auto-sabotaje.

Tomé una respiración profunda y dije: ¡Vale, Raquel! Todo sucede por algo. Venga ahora o nunca.

¡Vamos a por ello! Cada paso cuenta, por pequeño que sea. Recuerda el sentido de tu vida.

La circunstancia me llevó a reflexionar sobre la situación. Y decidí adaptarme a los cambios que vinieran. Las preguntas que me hice fueron las siguientes: ¿Quién voy a ser yo ante este confinamiento? ¿Qué me pide el coronavirus a mí?

¿Quien quiero ser durante el confinamiento?

Esa introspección me llevó a 7 palabras clave para transitar el proceso del confinamiento y construir mí día a día con calma.

¿Estás preparada?

¡Allá voy!

Aquí tienes las siglas de las siete palabras  H.A.L.A.G.O.S  Fíjate hice un acrónimo. Yuju 

¿Te gusta el halago? Mmmm 

Recuerda, me encantan las palabras. Y llevándolas a mi terreno, siempre palabras que eleven hasta el infinito y más allá.

Palabras que eleven hasta el infinito y más allá.

Según la RAE, Halago es dar a alguien muestras de afecto o rendimiento con palabras o acciones que puedan serle gratas. ¡¡Estupendo!!

Entonces, qué mejor que empezar con una misma. ¿Verdad?

 A quién no le gusta una caricia, mimos, ser tratado con suavidad. Vamos los halagos. A mí sí.

Te invito a que pruebes. En la medida que tú te cuides, mimes, ames y te sientas bien contigo misma eso es lo que vas proyectar en los demás.

Voy a empezar por la <<H>> de Hábil me he sentido hábil y me parece fantástico. Ello me ayudado a tener la habilidad de quitar esas piedras en el camino, piedras emocionales, piedras mental. En definitiva, soltar, vaciar, hacer limpieza, quitar aquello que sobra.

 <<A>> de Aceptación, aceptar la situación de confinamiento. A pesar del miedo e incertidumbre. El miedo es una emoción que lleva existiendo toda la vida y es normal, está para protegernos. Y en momentos de tanto caos donde la enfermedad y la muerte está tan cerca, te das cuenta que a la vida tienes que darle un significado un sentido. Asimismo aceptar el encuentro con tus fantasmas, heridas emocionales.  En la aceptación está la transformación. Aceptar y fluir.

<<L>> de Longanimidad viene del latín y es igual a Alma Extensa, quiere decir, la perseverancia y la constancia de ánimo en situaciones de adversidad. La resiliencia mantenida en el tiempo. Una palabra que he rescatado del diccionario gracias a Alex Rovira. ¡Me encanta el concepto! La hice mía con la voluntad de incorporarla en mí día a día.

El ser humano tiene una neuroplasticidad brutal y se adapta a las circunstancias de una manera increíble. Somos mucho más flexibles de lo que pensamos.

Ahora bien, te confieso con todo mi cariño que dicha situación de encierro y con coronavirus no me ha resultado nada sencillo pues vivimos en una casa pequeña. Una experiencia impensable pero superada.

¿Cómo?

La convivencia en pareja y con una adolescente las 24 horas del día…Madre mía, nada fácil.

¡Imagínate! Con las emociones a flor de piel. Anteriormente no se nos había dado dicha circunstancia y por supuesto, las vacaciones no cuentan porque es tiempo de descanso. Y por lo tanto, tú eliges donde pasarlo. Normalmente no estás encerrado las 24 horas del día en el mismo sitio.

Evidentemente en esa aventura de convivencia, hay momentos en los que pueden llevar a estar generando más irritabilidad, sensación de enfado, o sensación de frustración y eso a la larga genera tristeza. La fase de adaptación se juntó con dos componentes, uno es el de hartazgo, no puedo más y otro con el de tristeza.

Con lo cual la situación me llevó a mirar hacia adentro, profundizar aún más en mi interior y darme el permiso de escuchar el cuerpo, la mente, experimentar cada emoción que llegaba a mí, ponerle nombre y encontrar el significado. Aplicar la generosidad  hacia uno mismo.

Sin duda, un viaje sorprendente y transformador, porqué a mayor auto-conocimiento mayor entendimiento. A través de la auto-observación pude desvelar parte de aquello velado. Se pone en marcha un mecanismo mágico y hace que cambie la relación personal. Si cambias tú. cambia tu entorno

<<A>> de Autodisciplina es muy importante sobre todo cuando tienes que estar las 24 h del día conviviendo en familia.  Llevarla a cabo adaptándose  a las necesidades, satisfaciendo gustos y respetando los sentimientos de cada uno. Además permitiéndote poner reglas y compromisos que realmente nos gusten a todos, respetando los espacios de cada uno. Por su puesto que tiene su complejidad y a la vez es enriquecedor.

<<G >> de Gratitud es una rutina fundamental en mi día a día. Agradezco cada día por estar viva. Hay muchas personas que nos han dejado por el coronavirus y no se han podido despedir de sus seres queridos.

Soy una persona muy afortunada por tener grandes maestros y ángeles en mi vida como Laura, Jesús, Bauti, Melissa, Javier y Angelines, mi madre que me acompaña desde otro lugar. Grandes compañeros de camino y muchos más que no nombro. Así que a ti, gracias por estar en mi vida.  

Gracias a todas las herramientas de las que dispongo a día de hoy la vida es mucho más sencilla. Una de ellas es el lenguaje positivo y elegir palabras que me eleven, motiven e impulsen a prosperar, evolucionar y  sentirme bien.

<<O>> de Oportunidad ante las crisis siempre hay una nueva oportunidad de crecer, evolucionar. Yo decido ser la mejor versión de mí en cada momento  y poder acompañar desde el amor. Quiero seguir creciendo y evolucionando así contribuir a un bien mayor. Claro que hay que estar dispuesta a indagar.

<<S>> de Serenidad mantener la calma en momentos de incertidumbre es elemental.  

«La tranquilidad de la mente es una de las bellas joyas de la sabiduría, es el resultado de un esfuerzo largo y paciente en el dominio de sí mismo». James Allen

Personalmente me han sorprendido muchas cosas en este confinamiento ya te contaré con más detalle.

Y a ti, el aislamiento que te ha pedido: ¿Qué pares? ¿Qué te involucres más en la familia? ¿Que seas capaz de aprender a estar contigo mism@? ¿Hay algo de ti mism@ que te haya sorprendido?

Recuerda las palabras te pueden hundir o elevar, tú eliges.

Creo en ti y en tu grandeza.

Gracias por regalarme tu tiempo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

6 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad